Jorge Juan y Santacilia

Jorge Juan y Santacilia

Científico y Marino español. Nació en Novelda (Alicante), el día 5 de enero de 1713, en la finca denominada “El Fondonet”, siendo bautizado en la Iglesia de Monforte del Cid. Hijo de Bernardo Juan y Canicia y Doña Violante Santacilia y Soler de Cornellá, ambos pertenecientes a ilustres familias. Falleció en Madrid, a los 60 años de edad, el día 21 de junio de 1773.

Cursó estudios de Gramática en Zaragoza. A los 12 años fue enviado a la isla de Malta con el fin de recibir el hábito de la Orden, al año pasó a ser paje del Gran Maestre Don Antonio Manuel de Villena, concediéndole el título de Comendador de Aliaga en Aragón.

En 1929 ingresó en la Real Compañía de Guardias Marinas (Escuela Naval Militar de San Fernando), donde se impartían asignaturas de Geometría, Trigonometría, Observaciones astronómicas, cartografía, navegación, etc. Con 21 años de edad acaba sus estudios de Guardia Marina, navegando durante unos años por el Mediterráneo y en expediciones como la de Orán y en la campaña de Nápoles.

Felipe V fue instado en 1934 por el rey de Francia, Luís XV, para una expedición organizada por la Real Academia de Ciencias de París a las órdenes de Louis Godin Pièrre Bouger y Charles M de la Condamine, la cual viajaría a la ciudad de Quito a medir un grado del meridiano terrestre en la línea ecuatorial en América del Sur, en el actual Ecuador. Felipe V quiso pertenecer a esta expedición en una Real Orden de 20 de agosto de 1734 ordenaba elegir dos oficiales. Tal fue el caso que no eligieron dos oficiales, sino a dos Guardias Marinas, Don Jorge Juan Santacilia y Don Antonio de Ulloa, de 21 y 19 años respectivamente.

Se les ascendió a Tenientes de Navío y a tenor de las órdenes recibidas se repartieron el trabajo; siendo Jorge Juan, el matemático y Antonio de Ulloa, el naturalista. En esta expedición fue donde se determinó que la forma de la tierra no es perfectamente esférica y se midió el grado de achatamiento de la Tierra, partiendo de Cádiz el día 26 de agosto de 1735.

A su regreso a Madrid y muerto Felipe V fueron recibidos con cierta indiferencia, pero el General Pizarro les presentó al Marqués de la Ensenada, el cual pensó en ellos para el desarrollo de una nueva política naval. El Rey Fernando VII compartió esta decisión y les nombró Capitanes de Fragata.

Jorge Juan fue enviado a Inglaterra en 1749, concretamente a Londres, con encargos secretos del Marqués de la Ensenada para conocer las novedosas técnicas navales inglesas, con el fin de reformar y modernizar la Armada, dando buenos resultados. El Rey le asciende a Capitán de Navío, teniendo una carrera acelerada e imparable; en 1752 es nombrado por el Rey, Director de la Academia de Guardias Marinas, donde Jorge Juan llegará a impartir las enseñanzas más modernas. Fundó el Observatorio Astronómico de Cádiz.

En 1754, el Rey le nombra Ministro de la Junta General de Comercio y Moneda, a fin de examinar y arreglar varios pesos y ligas de las monedas. En España, tras la caída del Marqués de la Ensenada, fue sustituyéndose el modelo de construcción estudiado por Jorge Juan por el francés con el regocijo de los ingleses. Julián de Arriaga, miembro de la Orden de Malta, ocupó la Secretaría de Marina, desplazando todos los planes de Jorge Juan.

En 1757 fundó el Observatorio Astronómico de Madrid y en 1760 fue nombrado Jefe de Escuadra de la Armada Real. En 1767, el Rey Carlos III le nombra Embajador Extraordinario en la Corte de Marruecos para una delicada misión política. En 1770 fue nombrado para la Dirección del Real Seminario de Nobles, el que sería su último nombramiento y servicio.