Santuario de Santa María Magdalena

Sin lugar a dudas, la visita obligada del viajero que llega a Novelda es al Santuario de Santa María Magdalena.

Este edificio religioso fue construido a partir de un proyecto que trazara el ingeniero noveldense D. José Sala Sala quien impregnó su proyecto del estilo modernista catalán. Su construcción, comenzada en 1918, necesitó de tres fases, para dar por terminada la obra en 1946.

En la fachada principal destacan dos torres laterales de 25m de altura culminadas por una cruz pétrea, que también se halla en la cúpula y sobre los arcos superiores de la fachada.

Los motivos decorativos tendrían antecedentes en los estilos medievales, barrocos y en la propia naturaleza; influencias que llevaron al autor a combinar guijarros del río Vinalopó, azulejos policromados, ladrillos, rojizos, mampostería, etc., que se reflejan por todo el exterior del edificio.

El interior se compone de una nave central rectangular con dos espacios laterales adosados, es decir, una original base con forma de vaso de ungüento, recipiente con el que según la tradición cristiana María Magdalena ungió los pies a Jesucristo. Al fondo, en el ábside, se halla el camarín de santa María Magdalena, copatrona de Novelda, y detrás del altar podemos admirar un hermoso cuadro atribuido a Gastón Castelló.